jueves, 25 de marzo de 2010

Gaurko ipuina

El ex comisario general para la lucha contra la droga se muere. Es algo que tarde o temprano le ocurre a todo el mundo. Postrado en su cama hospitalaria repasa una vida entregada a la causa de la salud pública. Un recorrido intachable repleto de medallas al mérito y reconocimientos varios. A veces el subconsciente también le traiciona y sus sueños se pueblan de madres suplicantes, de jueces implacables que dictan sentencias ejemplarizantes a jóvenes arruinados para siempre en una apestosa celda. La planta entera se estremece entonces con sus gritos de angustia, hasta que una amable enfermera le calma con dulces palabras y una dosis, cada vez más alta de su querida morfina.

Roberto Moso

2 comentarios:

Jose AQ. dijo...

¿Este Roberto Moso es el ex de Zarama?

Plural / Anitzak dijo...

Claro que si.