viernes, 24 de octubre de 2014

Imanol Zubero:"Pensar la RGI institucionalmente."

Imanol Zubero , en su recomendable blog personal hace esta reflexion cuya lectura considero muy oportuna en estos momentos:

El politólogo Hugh Heclo considera que pensar en las instituciones no es lo mismo que pensar institucionalmente, ya que el simple “pensar en” no indica nada necesariamente respecto de nuestra posición hacia los valores y los fines que una determinada institución encarna. “Aceptar esos valores y fines –advierte Heclo- y participar de ellos como agentes morales es lo que nos hace  ser parte de la institución”; y esta participación es la que, de manera recíproca, “hace que la institución pase a ser una parte importante de quiénes somos, aún cuando no tenga nunca por qué definirnos plenamente”. Pensar en las instituciones es un pensar desde fuera, un pensar distanciado, exterior, necesario para no sucumbir bajo el peso de la burocratización y la inercia, pero insuficiente para dar cuenta del orden normativo que existe más allá de la formalización organizativa de una determinada institución. Pensar institucionalmente no es, por tanto exactamente lo mismo que pensar en términos organizativos o burocráticos.
Traigo esta referencia a colación porque me sorprende que, en sendos artículos publicados por este diario, ni mi colega de la UPV/EHU Pedro José Chacón (“La valla de Melilla y la RGI vasca”, sábado 11 de octubre) ni el diputado general de Álava Javier de Andrés (“Integración y RGI”, domingo 12 de octubre) hayan considerado adecuado reflexionar sobre el actual modelo vasco de política social desde una perspectiva interna, contentándose con una mirada externa al mismo. El resultado de su reflexión da la razón a Heclo cuando señala que “«pensar en» puede en realidad disminuir nuestras facultades para «pensar desde» unos términos institucionales”.
Compartiendo su preocupación por mejorar la eficiencia de nuestro sistema de ayudas sociales, me preocupa que el diputado general de Álava conceda tan poca importancia a las posibles consecuencias sociales derivadas de “endurecer” el acceso a las ayudas sociales, como exigir diez años de empadronamiento o negárselas a personas “en situación irregular”. Consecuencias que afectarían a varios miles de personas, algunas fuentes hablan de 30.000, que se encontrarían de la noche a la mañana en la precariedad más absoluta. Suponer que este “ahorro” en términos puramente económicos no tendría consecuencias sociales es la única manera de que el balance resulte positivo. Pero esta suposición no se sostiene: como muestran Wilkinson y Pickett en su imprescindible investigaciónDesigualdad: un análisis de la (in)felicidad colectiva, la desigualdad sale muy cara. Una muestra extrema de esa externalización de los costes sociales la encontramos cuando se refiere a la existencia en los registros de Lanbide de más de 2.800 personas de las que no consta su nacionalidad y se pregunta: “¿A dónde van a ser repatriados si delinquen o incumplen con las más básicas obligaciones?”. Lo que yo me pregunto es si de verdad ha pensado ya cómo procedería, en su caso, a “repatriar” a varios miles de personas: con qué recursos policiales o legales y a costa de qué recursos morales lo haría.
Por otro lado, como sabe perfectamente Pedro José Chacón, en el ámbito de la ciencia social no abundan las “verdades del barquero”: la ciencia social transita siempre por el estrecho sendero de la objetivación de realidades significativas de las que forma parte la propia persona que hace ciencia. Y de esta regla epistemológica no se libran tampoco las “predicciones” o los “anuncios” que pueda hacer Javier Maroto respecto de un supuesto efecto llamada que haría saltar el sistema por los aires. No sé por qué le parecen más dignas de atención dichas predicciones, convertidas en el único soporte de su artículo, y no los diversos estudios sobre la RGI en los que “no se considera la variable de un aumento desmesurado de la inmigración extranjera”, a pesar de que el propio Chacón los considere “muy buenos”.
En la historia reciente de nuestro país hemos sufrido en diversas ocasiones la exclusión categorial de una parte de nuestros convecinos, reducidos a la condición de “cacereños” (como narra y denuncia Raúl Guerra Garrido en su novela de 1969, que Pedro José Chacón tan bien conoce) o motejados de “españolazos” (como habrá sufrido muy de cerca Javier de Andrés), en ambos casos tachados de “población sobrante”. Si algo hemos aprendido del pasado, cualquier crítica al funcionamiento actual de la RGI debería evitar la extranjerización de personas que ya están y quieren seguir viviendo con nosotros.
El 7 de marzo de 1989 el entonces consejero de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno Vasco, José Ignacio Arrieta, explicaba en un artículo las razones por las cuales, en medio de una pésima situación económica (con un 21,6% de paro, superior a la media española; con una fuerte reducción de la renta per cápita: Bizkaia pasó del segundo puesto en renta familiar disponible en 1971 al puesto 21 en 1985), Euskadi había decidido impulsar un modelo de garantía de ingresos pionero en España: “El día de hoy va a marcar en Euskadi y en el resto del Estado español el inicio de una forma distinta de articular socialmente el país. A partir de esa fecha, los ciudadanos que en el País Vasco más están padeciendo las desigualdades derivadas del actual entramado socioeconómico van a empezar a obtener una respuesta solidaria desde sus instituciones. Y esto ha sido así porque en Euskadi hemos asumido la marginación no como un problema del que la padece, sino de la sociedad, y como tal, su solución no puede ser patrimonio de nadie, sino responsabilidad de todos”.

Esa perspectiva profundamente integradora, que no desconoce los problemas ni renuncia a ganar en eficiencia, es la verdad institucional que subyace a nuestro modelo social. Me gustaría que este artículo contribuyera a articular una perspectiva institucional compartida sobre la RGI: preocupada por sus posibles disfunciones en la actual coyuntura histórica, pero fiel y agradecidamente comprometida con la intuición moral que estuvo en su origen y a la no debemos renunciar. 

lunes, 20 de octubre de 2014

Gaurko ipuina:

Y regresé al cielo y allí me quedé en cuclillas, abrazándome con fuerza las piernas. Las otras niñas huyeron entre chillidos y risas del inesperado chaparrón. Sus madres se asomaron a los balcones alertadas por el vendaval que parecía querer arrancar las ropas de los tendederos. Una de ellas gritó mi nombre, pero yo, seguía en el cielo, acurrucada, esperando que desde algún lugar me llamara la mía mientras la impía lluvia borraba la rayuela.

Lola Pacheco.

sábado, 18 de octubre de 2014

Charla sobre Fiare en Gallarta

Fiare, el banco en manos de la ciudadanía para que las cosas del dinero también se puedan hacer de otras  maneras, se sigue extendiendo por la Zona Minera. Si te perdiste la presentación en Ortuella y quieres conocer más o engancharte esta vez  a la banca ética, aquí tienes una nueva ocasión en el pueblo de al lado.


jueves, 16 de octubre de 2014

Porque ya sabemos que los olores no se van a acabar solos.


Sí te implicas, nos implicamos, podemos acertar y ganar o podemos perder. Años y años de aguantar esta peste nos enseña que si no movemos el culo, estamos perdidos.

martes, 14 de octubre de 2014

El dialogo es necesario,imprescindible.


He leído estos días, en los medios locales de desinformación masiva y en la pagina personal del alcalde en facebook, que van a emplear 9000 euros en los próximos meses para reparar el puente de la Sagrada Familia.

Es más que evidente para quienes la usamos a diario que  desde hace años esa estructura necesitaba un mantenimiento dado el abandono en su mantenimiento. La  elevada  deuda municipal consecuencia de la mala gestión en la construcción de la OKE y del Horno de Golifar entre otras, han dejado durante años en el pueblo tantas cosas sin poder ni tan siquiera mantener,…

Pero venir ahora con estas, sin tener en cuenta la propuesta de sustitución de la actual pasarela por algo que elimine esta barrera a la accesibilidad de tantos vecinos, es sencillamente desacertado  y no solo no resolverá un problema de seguridad, aunque de forma miope lo parezca, sino que mantendrá otro como es para tantos vecinos la presencia de esta barrera para su movilidad. ¿Donde queda la tan cacareada accesibilidad?

Me parece menos oportuno el anuncio de ese arreglo cuando desde el verano está encima de la mesa esta propuesta , seguro que abierta a mejoras , que Oscar Salicio hizo este verano para sustituir la pasarela por un sistema accesible:
http://socialistasdebizkaia.com/ortuella/2014/08/27/propuesta-para-la-sustitucion-de-las-pasarelas-peatonales-de-sagrada-familia-y-av-del-minero/


domingo, 12 de octubre de 2014

Tertulias de cine: "Un Dios salvaje"


"Un Dios salvaje" de  Roman Polanski.

Cine en el Salón Gorbea / Gorbeia aretoan Zinema

Jueves  16 de octubre a las 19 horas.
Urriaren 16 ean, Ostegunean - arratsaldeko 7 etan.



sábado, 11 de octubre de 2014

50 aniversario del reventón de la Balsa de Orconera.

Tal día como hoy hace 50 años , la balsa de decantación de lodos de la Orconera rompió por la mañana y formó un río de barro que se llevó todo a su paso. Murieron 6 personas y el barrio de Granada desapareció para siempre. Lo que quedó en pié nunca volvió a habitarse y la zona quedo cubierta por los escombros y el barro.



martes, 7 de octubre de 2014

Nos robaron y vivieron a lo grande.


A devolver lo trincado, a dejar esos cargos que tanto os han rendido y si lo que habéis hecho es un delito, a pechar con las consecuencias.


domingo, 5 de octubre de 2014

Una sanidad mas humana y ecológica

Nada nuevo para algunos , pero una aportación que seguro sigue teniendo valor para muchos a pesar de los años.

"Es cierto que en muchas ocasiones la Medicina Moderna nos evita de morir, alivia nuestros malestares y nos ayuda a recuperar la salud. Sin embargo se le adjudican éxitos que no son suyos. El hecho de gozar de buena salud se lo debemos más a los campesinos, obreros de la construcción, fontaneros, recolectores de basuras y maestros. Ya que la nutrición, la vivienda, la canalización de aguas, la limpieza y el saber leer, influye muchísimo más en la salud que los medicamentos.

Igualmente cierto es que la misma Medicina no está libre de riesgos y que muchas veces “es peor el remedio que la enfermedad”. Por ejemplo en los EE.UU. se contabilizan anualmente 12 millones de efectos dañinos causados por los antibióticos, los cuales llegan a causar directamente hasta 2000 muertes. ¿Qué cambios tendría que experimentar la actual asistencia sanitaria para que fuera más respetuosa con los seres humanos y con nuestro planeta? A continuación desarrollo varios aspectos inadecuados con sus posibles mejoras. 

1) Frente a una medicina sintomática y parcial: TRATAMIENTOS CAUSALES Y GLOBALES. La actual asistencia médica tiene una visión estrecha y superficial. Reprime síntomas dejando intocables las causas que los producen, favoreciendo las recaídas y cronificaciones. Percibe al enfermo, aislado de su entorno, y trata partes de su cuerpo, sin tener en cuenta la totalidad del organismo, por lo que a veces supuestamente arregla un pedazo del cuerpo a costa de dañar otro. Es necesario tener una visión más amplia y profunda. Saber mirar qué hay detrás del síntoma: una señal de alarma, un grito de protesta de nuestro cuerpo por un ritmo de vida inadecuado, una respuesta sabia y constructiva (aunque sea molesta). Y saber ver al cuerpo como una unidad, donde unos órganos tienen relación con otros, al igual que la mente con lo físico. Que son varios factores interrelacionados los que nos suelen enfermar. Y que los malestares de los individuos muchas veces son el reflejo de la sociedad en que vivimos.

2) Ante una medicina consumista y farmacodependiente: MÁS EDUCACIÓN Y MENOS MEDICACIÓN. La actual medicina desprecia la sabiduría innata de nuestro organismo, y desconfía de la propia capacidad de autocuración. Interviene en el equilibrio corporal con sustancias tóxicas, extrañas al cuerpo, con los consecuentes peligros de efectos secundarios. Nos quiere convencer de que todo se soluciona consumiendo remedios milagrosos, acostumbrándonos a las soluciones cómodas e instantáneas, sin cuestionarnos nuestras creencias y hábitos inadecuados. Es así como educamos a la gente en la drogodependencia, haciéndolos poco amigos de aprender y cambiar hacia nuevos estilos de vida más saludables. Por otro lado la industria farmacológica es una fuente importante CONTAMINACIÓN del planeta. Es necesario que tengamos presente que nuestro cuerpo es sabio y con un enorme poder de curación. Gracias a su instinto de conservación, tiende a curarse por sí mismo, si le aseguramos ciertas condiciones y sabemos esperar un tiempo. La curación no es un acto milagroso, sino un esfuerzo inteligente del cuerpo por recuperar el equilibrio. Muchas enfermedades se curan con el simple hecho de suprimir lo que nos daña, descansar y dejar que el Dr. Tiempo actúe. La gente está necesitada de conocer su cuerpo, apreciarlo, entender los síntomas como lenguaje corporal y saber favorecer la capacidad autocurativa. Más que de intervencionismo médico, estamos necesitados de mejorar nuestro estilo de vida.

3) Frente al médico autoritario-paternalista: EL COMPAÑERO “DOCTOR”. La actual sociedad educa a los médicos con aires de superioridad, acostumbrados a dictar órdenes y que el paciente obedezca ciegamente, como si lo supieran todo. Meros intermediarios de la industria farmacológica, guardando distancia de sus pacientes y en competición con otros colegas, se encuentran solos ante una carga demasiado pesada: la salud de otros. Más que ídolos que salvan vidas, estamos necesitados de un compañero de fatigas que haga honor al nombre de “doctor” (“el que enseña”). Comparte lo que sabe (por la lectura y la experiencia) y está dispuesto a aprender de sus pacientes y otros colegas. La curación se plantea como un trabajo en equipo, codo a codo con sus pacientes. Es consciente que él también tiene mucho de qué curarse, y acompaña a sus pacientes en la lucha cotidiana por la salud.

 Dr. Eneko Landaburu (1996)

viernes, 3 de octubre de 2014

Fiare.Primera sucursal física.


Desde esta semana, ya tienes tu sucursal física de Fiare a tu servicio en el Casco Viejo, en la Calle Santa Maria número 9. Otra forma de banca ya es posible para ti.

jueves, 2 de octubre de 2014

Algo huele muy mal.

A través de Jose Angel Seijo que lo publica en su facebook, os ofrecemos esta demoledora imagen.


¿Que hace un buitre en la zona de las cajas?

¿Serán los olores a muerto que lanza La Seberia?

martes, 30 de septiembre de 2014

Entre maestros:La película.

Algunos no paramos de hablar sobre los problemas de la educación pero ¿qué ocurre cuando se hace algo distinto en una clase? ¿Están los alumnos preparados? ¿Y el profesorad0?