domingo, 9 de marzo de 2008

Haciendo que el PGOU sea participativo

Ahora nos toca a nosotros hacer que el nuevo PGOU sea participativo: El próximo martes, dia 11, las asociaciones vecinales y organizaciones políticas de Ortuella: Asociación Vecinal Urbegi, Asociación de vecinos de Saugal y Bañales Bihurgunea, Asociación de vecinos Aizaharbe de Aiega, Asociación de vecinos Mendi-Alde, Asociación vecinal Sugorri, la Asamblea de vecinos Ralera Golifar Bizirik, Plural / Anitzak elkartea y representantes de EAE-ANV, Ezker Batua – Berdeak y PSE-EE PSOE , tenemos una cita para recoger, tal como acordamos el mes pasado las aportaciones de los barrios al PGOU y reclamar de nuevo al Equipo de Gobierno de Ortuella la necesidad de ser tenidos en cuenta a la hora de su presentaión y de mejorarlo a traves de un Consejo asesor donde quepan las opiniones de todos los vecinos. Y si PNV y EA sigue con su miedo a compartir las opiniones que no sean las suyas, se van a encontar con que de hecho vamos a ser nosotros el verdadero consejo asesor , el sitio donde vamos a estar casi todos/as y donde desde luego todos tienen cabida y solo faltaran ellos. Zuen zain izango gaituzue!

1 comentario:

Rafa dijo...

Aportación:

El punto de partida es que un consejo asesor tiene como función asesorar, y no como ha dicho el actual responsable de urbanismo, que la función del consejo asesor será decidir cuantas casas se van a hacer en cada unidad ( como saben que van a ser ellos mismos los del consejo asesor, no le importa decir esas ... cosas).
Un consejo asesor tiene que tener una voz plural y los concejales serán los que interpreten las diferentes voluntades de ese consejo que podrán estar consesuadas o no. Esos concejales ( todos, ¡no la comisión de gobierno en el PGOU!) serán los que tomen, finalmente, una decisión, apoyada en los criterios de partido y en el consejo asesor.
Por eso considero erroneo plantear que el consejo asesor debe ser operativo como si este debiera llegar a una conclusión. Esa postura nos autolimita. En un consejo asesor tienen cabida muchas comisiones diferentes: deportes, cultura, barrios, vialidad, medio ambiente... y no todo el mundo tiene que saber de todo, como en los debates de radio y tv.
Las diferentes comisiones debatirán y las propuestas de cada comisión se presentarán y hasta se podrán votar y después los concejales una vez asesorados tomarán sus decisiones. (¡Qué nerviosos nos ponemos, al escuchar esto, los tocapelotas profesionales que nos gustaría estar en todas las comisiones y ser piedra angular en la toma de decisiones!)
Ante esto, después, habrá dos posturas. Las de los concejales de los partidos que piensan que los vecinos/as de a pie solo decimos tonterías y que no merece la pena escucharnos y que para ese viaje basta con un consejo asesor de adorno y controlado ( son muy tradicionales, aquello del pase foral, se acata, pero no se cumple, se hace el consejo pero se le vacía de contenido...)
Y la postura de los concejales democráticos que piensan que además de lo de una persona un voto (cada cuatro años) también están convencidos de lo de un ciudadano, una opinión "válida".
Dejarse asesorar, consiste en escuchar a la mayoría de aquellos que tienen una opinión sobre algo y sobre todo a aquellos que estén dispuestos a echar una mano y a razonar sus propuestas. Solo desde el poder y también desde la oposición se buscan los grupos de opinión controlables para que digan lo que queremos escuchar. Enfrentarse a aceptar la decisión libre del grupo supone no tener ideas preconcebidas y tener el convencimiento de que la opinión del grupo generalmente se acerca mucho más a la solución que las opiniones individuales. Hay trabajos sociológicos sobre ese tema.
El problema es que partimos de la idea de un consejo asesor a controlar y todas las alegaciones se van a hacer desde ese prisma. Ya estamos envenenados. Unos van a abrir la mano solo en la medida que no se les escape el control y otros tendrán el objetivo de intentar buscar más apoyos, de estar, de existir.
Insisto, el punto de partida es crear unos grupos de trabajo que hagan que los vecinos de este pueblo participen en la construcción de su propio futuro, de su propio pueblo, de un Ortuella entre td@s y para tod@s. Ser capaces de mirar y escuchar al otro en lugar de mirarnos en un espejo y escuchar continuamente nuestros propios pensamientos.

Nota: ¿dónde quedan aquí reflejados los intereses INMOBILIARIOS, los intereses DE PARTIDO, las GRANDES ideas salvadoras del pueblo, los inmutables PRINCIPIOS, los LISTOS, los SALVAPATRIAS o SALVAPUEBLOS?
Pues eso, no están/estamos. Todos somos iguales y todos trabajamos juntos. Todo lo anterior aparecerá cuando el asunto quede en manos del PLENO pero nosotros/as ya habremos hecho nuestro trabajo, nuestro sencillo trabajo en grupo.

Esto era la introducción.

La propuesta: CUANTOS MÁS Y MÁS DIVERSOS, MEJOR QUE MEJOR