lunes, 3 de abril de 2017

Adi egon !


 El «enjambre digital», llamado por otros la jungla digital o la red, a diferencia de lo que ha sido siempre la vida social y la masa social de toda la vida , consta de individuos aislados, aunque aparentemente muy conectados y dificulta que formemos un nosotros capaz de andar en una dirección o emprender una acción política común. 

A tal punto que cada vez hay mas gente que siente que la hipercomunicación digital nos aleja más del otro, bajo la ilusión de que nos acerca, y destruye además el silencio que necesita nuestro interior para reflexionar y para ser nosotros mismos. Se percibe casi siempre solo ruido, sin sentido, sin coherencia. Y eso dificulta en extremo la formación de un contrapoder que pueda cuestionar el orden establecido, que adquiere así rasgos mas totalitarios. «La persona teclea en lugar de actuar» 

Hemos sometido las máquinas que nos explotaban, pero ahora «son los aparatos digitales los que nos esclavizan, transformando por ejemplo todo lugar en un lugar de trabajo.» Nos adentramos en la era de la Psicopolítica . El psicopoder es, con ayuda de la vigilancia digital, muy eficiente en nuestro control y mueve a las personas desde dentro, incidiendo en los procesos psicológicos inconscientes. 


― John Berger lo complementaba diciendo:
“El capitalismo sobrevive ahora obligando a la mayoría a la que explota a definir sus propios intereses con la mayor mezquindad posible. En otro tiempo lo logró mediante privaciones generalizadas. Hoy lo está logrando en los países desarrollados mediante la imposición de un falso criterio sobre lo que es y no es deseable.” 


2 comentarios:

Julio Arias dijo...

No nos queda mas remedio que aceptarlo.
Ahí, en la red, tenemos toda la información y a la vez, toda la desinformación del mundo

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Pero no creo que no nos quede más remedio que aceptarlo.

Aprovecho este medio que llega a bastantes habitantes de nuestra comarca para proponer una manifestación en contra de la inhabilitación de empleo y sueldo al bombero de la diputación de Bizkaia que se negó a custodiar un cargamento de bombas destinadas a matar en la guerra de Yemen en el Superpuerto de Santurce.