miércoles, 18 de marzo de 2009

Ni se te ocurra ser solidario, ¡te multarán!


Si el buen juicio no lo remedia, ser solidario con inmigrantes administrativamente irregulares será sancionado en España con multas de entre 501 a 10.000 euros.Eso es lo que propone el Gobierno en el anteproyecto de reforma de la ley de extranjería, en vigor desde el año 2000.
El texto modificador fue aprobado ya en Consejo de Ministros y está a la espera de tramitación parlamentaria. La propuesta cambia el apartado C del artículo 53 (ver apartado cincuenta del anteproyecto), de manera que se sancionará como falta muy grave, con las cantidades citadas, la cometida por quien promueva la permanencia irregular en España de un extranjero. Se considera que se promueve la permanencia irregular cuando el extranjero dependa económicamente del infractor y se prolongue la estancia autorizada más allá del plazo legalmente previsto. Eso sí, supongo que para compensar se tendrán especialmente en cuenta todas las circunstancias personales y familiares. ¿De quién? ¿Del infractor solidario? ¿Del extranjero excedente?Adiós, pues, a la labor altruista de oenegés, organizaciones sociales, ciudadanos, etc. etc. que, con criterios humanitarios, prestan apoyo al necesitado no español, puesto que a partir de la aprobación de la nueva norma serán considerados cuasi delincuentes por "promover la permanencia ilegal" de personas en territorio español, como recoge el manifiesto "Salvemos la hospitalidad".Si entiendo bien, el Gobierno pretende que dejemos de lado nuestros principios para abandonar a su suerte a los desposeídos, provenientes, recordémoslo, de países cuyas riquezas se explotan desde hace siglos para nuestro bienestar, de países gobernados por dictaduras que apoyamos y a las que vendemos armamento, de países a los que destinamos millones de euros en concepto de una solidaridad mal entendida y que van a parar a las saneadas cuentas de sus corruptos gobernantes.Si esto es así, ¿a qué destinará en el futuro el Gobierno el porcentaje del PIB considerado "ayuda al tercer mundo"? ¿Prescindirá en futuras declaraciones de la renta de la casilla que permite que nuestras aportaciones económicas vayan a organizaciones como Cruz Roja, Cáritas o Médicos del Mundo? ¿No sería más coherente, productivo y aleccionador considerar infractores, y por lo tanto perseguir y encerrar en Centros de Internamiento para Especuladores, a quienes nos han sumido en la vorágine económica en que nos encontramos, en lugar de encerrar a las víctimas en Centros de Internamiento para Extranjeros? Aquéllos sí nos cuestan una millonada, éstos no suponen más que la limosna de cada día.

Comentalo en tu entorno.

1 comentario:

Plural / Anitzak dijo...

Debido a la presión de la gente, la solidaridad ya no será delito

El Gobierno se ha mostrado magnánimo y dice ahora que ayudar a los inmigrantes ya no será delito y, por lo tanto, no será sancionable invitar a alguien a comer.
Gracias. ¿Cómo podríamos vivir con semejante peso?