lunes, 26 de diciembre de 2016

La vida es oportunista.

El oportunismo generalmente está mal visto , pero sin embargo creo que la vida es oportunista. En su propósito de expendirse y medrar, aprovecha cualquier oportunidad para instalarse allí donde se dan condiciones para ello.Creo que es una característica de la vida.

Paseaba ayer con unos amigos por la Balsa , entorno que cuidamos desde hace ya bastantes años, y ahora en invierno, al quedarse desnudos los arboles, pudimos ver nitidamente los "nidos" de la pasada temporada de las avispas asiaticas (Vespa velutina)  que parece que han venido para quedarse. Hasta cuatro pueden verse con toda claridad , aunque a uno los agentes atmosféricos se lo están cargando rápidamente. Mis amigos entre tristeza y enfado decían que algo había que hacer , que si los plumeros, que si las avispas ,.... en una sensación de cierta decepción y rabia.





No nos volvamos locos, no nos agobiemos. Las "invasiones" y colonización de estas especies oportunistas de las que por cierto en nuestra labor de ayuda a la regeneración hemos encontrado algunas más , aprovechan ecosistemas heridos y en desequilibrio para tirar para adelante. La acción humana y sus caprichos las han traído hasta aquí.

La vida hace lo que puede para recrearse y la naturaleza para recuperar su situación inicial , y como llevamos visto en estos años es bastante , y dentro de ese proceso, por las grietas , las especies oportunistas aprovechan también su espacio y su momento para colarse y hacerse hueco.

Pero no pongamos categorías humanas de buenos y malos a la vida. Mejor ahondemos en la idea de que estos fenómenos los causa el desequilibrio que los humanos hemos infringido a los sistemas, y aquellos que seamos conscientes de ello, trabajemos por mantener el esfuerzo sostenido hacia la recuperación del equilibrio mas que a acciones reactivas , muy comprensibles pero que poco ayudan a las tareas de regeneración medioambiental a muy largo plazo, el único plazo posible, porque en estas actuaciones, aceptemos la cura de humildad , el tiempo en términos humanos , no es el tiempo real.