jueves, 29 de diciembre de 2016

No me seas Esperanza.


Dice la condesa cuando le ponen el micro en su boquita de pitimini , que por limitar el uso del coche en Madrid,  a ella que vive a poco mas de un kilometro de su trabajo la han dejado encerrada en casa.

Por si quieres ayudar a mejorar los niveles de contaminación que aquí también padecemos , recuerda que ademas de pedir que se lleven La Seberia lejos de núcleos de población y  que empresas como Petronor y Nervacero no nos gaseen continuamente,  en nuesta mano está en muchas ocasiones dejar el coche aparcado y pasear, coger el tren, usar el metro, movernos en bici, coger un autobus o hasta compartir viaje con los vecinos.

"Sentirse" encerrada es una opción condesa , pero yo no os la recomiendo salvo que querais amargaros la vida o amargarsela a otros mediante el engaño.