lunes, 20 de octubre de 2014

Gaurko ipuina:

Y regresé al cielo y allí me quedé en cuclillas, abrazándome con fuerza las piernas. Las otras niñas huyeron entre chillidos y risas del inesperado chaparrón. Sus madres se asomaron a los balcones alertadas por el vendaval que parecía querer arrancar las ropas de los tendederos. Una de ellas gritó mi nombre, pero yo, seguía en el cielo, acurrucada, esperando que desde algún lugar me llamara la mía mientras la impía lluvia borraba la rayuela.

Lola Pacheco.