martes, 2 de abril de 2013

Cuento para hoy:

"La hostia se oyó en cuatro términos municipales de Bizkaia”, asegura el jefe de la Policía Local de Barakaldo, población donde transcurrieron los hechos, y provocó además una grieta de diecisiete metros lineales en el frontón municipal.
 “Creíamos que se había desplomado la cubierta del polideportivo”,asegura uno de los vecinos. 

 Al parecer, la razón por la que el banco no podía devolver al cliente el dinero de sus participaciones preferentes consistía en un simple problema informático que se resolvió de manera extremadamente sencilla en cuanto el director, ya con la cara del revés, apretó cinco o seis botones del teclado de su ordenador y luego introdujo un número largo seguido de unas letras.

Abelardo Zaragormendi, el jubilado que tuvo la feliz ocurrencia de propinar el bofetón, asegura que no es ningún experto en ordenadores y que él ha sido el primer sorprendido por el resultado. “Le dije al director que quería sacar el dinero de las preferentes, me empezó a decir palabras raras y le solté el sopapo automáticamente, sin pensar en cosas informáticas”, cuenta Zaragormendi. 

“Yo había oído algo de reiniciar pero no creía que se referían a esto”, añade. El cliente obtuvo además un juego de sartenes y tres calendarios. La “Maniobra Zaragormendi”, como ya se conoce al suceso de la oficina bancaria de Barakaldo, será incorporada el próximo curso en todos los manuales de informática y economía de las universidades españolas. “Es una hostia de recorrido, con la mano abierta, tirando primero el hombro hacia atrás hasta que te cruja el esternón. Luego sueltas el brazo y acompañas el hostión con un me cago en dios en voz alta”. Y eso es todo, ha revelado Zaragormendi.

Santi