viernes, 19 de agosto de 2011

Les dan de hostias sin ir a comulgar

En la marcha celebrada el miércoles en el centro de Madrid para protestar por el gasto de dinero de todos que supone la visita del Papa y reivindicar que vivimos en un pais que no es confesional, se acabó con cargas policiales para dispersar a los manifestantes de la puerta del Sol. Ayer volvió a repetirse con motivo de la protesta por lo sucedido el día anterior.


Un fotógrafo de Córdoba, Daniel Nuevo, que fue testigo de la polémica escena en la que una joven es abofeteada, sin razón aparente, por varios antidisturbios obtuvo varias instantáneas antes de recibir una paliza durante la que llegó a perder la consciencia. En su blog narra cómo sucedió la agresión y nos ha conmovido cómo se dirige a su agresor legal:

“Ahora te hablo a tí, señor policía con agentes a su cargo y con la mano ligerita. Has intentado callarme, evitar que hiciera el trabajo que amo, el que me permite denunciar abusos como los tuyos. Has intentado coartar mi libertad de expresión. Has intentado que borrara las fotografías que probaban tu brutalidad. Has intentado quitarme mi herramienta de trabajo a base de porrazos. A pesar de todas estas ilegalidades manifiestas, ¿sabes qué, amigo de las FCSE?. No te guardo rencor más allá del dolor físico. Solo lo has intentado, no lo has conseguido ni lo conseguirás. Al revés, me has dado alas. Alas para confirmar que es esto lo que he querido hacer durante toda mi vida. Alas que me permitirán seguir denunciando injusticias como las que perpetras bajo tu placa…ah, no que no tenías. Ha sido la primera paliza que recibo por informar y me temo que no será la última. Créeme cuando te digo que la olvidaré. Me has bautizado, y en esta confesión no apostata ni Dios”.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta semana está resultando muy ilustrativa en lo que a la realidad que vivimos se refiere. Percibimos claramente que la economía condiciona totalmente la vida social y por supuesto la personal de cada uno.

Hemos visto como aquí, la economía marca una línea divisoria. Quienes han sabido situarse dentro de ella disfrutan de las ventajas de la vida moderna y tienen todos los medios para defender sus ideologías. A quienes estamos fuera, …..

La visita del Papa y el Consejo de Ministros de ayer definen una situación. Una situación que no ha cambiado a lo largo de muchos años y que sus valedores no están dispuestos a dar facilidades para ello; El Papa pidió radicalidad y el Consejo ya la practicaba, como no se ve en los videos.

No es una situación a la altura de los tiempos, aunque experiencia la tienen sobrada. Y si no son amigos de hacer mudanza en tiempos de zozobra, en los de bonanza, ¿Para que los van a hacer?

Así interpretan a Merkel y Sarkozy. Tienen la esperanza de que cuando los jubilados alemanes vuelvan a comprar segundas viviendas en Canarias, el Mediterraneo, etc., serán soportados fuera y dentro. Se trata de dar facilidades. Como hasta ahora. Y los que piden vivienda social que pidan primero el carnet.

Anónimo dijo...

Tambien existimos los cristianos sin iglesia, los que no precisamos conductor de rebaños, ni “muletas” ideológicas y dogmáticas,Por favor no nos encuadreis a todos con esos grupos arrebañados y folcloricamente alineados en torno a fetiches blanqueados.

Pedimos respeto por los cristianos de base.Porque no creemos que haya parecido entre lo que hizo Cristo en sus hechos,y lo que podemos observar en estos suplantadores y seguidores ciegos y que se llaman “cristianos”.

Anónimo dijo...

El zafarrancho papal y europeo ha servido al Consejo de Ministros de ayer para colar el retorno a la dulce burbuja. Los incentivos fiscales que sea anuncian y los de otro tipo que se adivinan, han debido hacer la boca agua a PP y PNV; “Valorizar” suelo publico, construir en Urdaibai, etc., ¿Qué mas pueden pedir?

La otra alternativa consistía en exportar el mayor parque de maquinaria de construcción de Europa. No está el horno para bollos.

edorta amildegitik dijo...

Urteak pasa baina gauzak ez dira aldatzen. Erroma boteretsuak mendeetan zapaldu ditu ideiak, pertsonak, herriak; baita bere jendea ere. Behin eta berriz, gupida barik. Nigatik doazela denak pikutara!

Jaunkorik gabe, askoz hobe! Neronek dio(t)

Anónimo dijo...

El grado de verdad de cada religión es directamente proporcional al de violencia que es capaz de amparar.

Anónimo dijo...

Comulgar en la calle sí, pero dentro del imperio de la ley. La ley del embudo a la que no terminamos de acostumbrarnos.
Temas de estos han debido de tratarse la pasada semana entre el Papa y Zapatero. Se ha deslizado que han hablado de la situación del Valle de los Caidos.

A este respecto, es de destacar que las autoridades alemanas han hecho desaparecer los restos de Rudolf Hess de su tumba este mismo verano, igual que los americanos hicieran con los de Osama Bin Laden. El motivo ha sido el mismo: Los grandes criminales de la historia tienen seguidores que son muy fanáticos, como se ha visto en Noruega.

En este sentido, el Vaticano condenó el nazismo y pidió perdón por los acuerdos suscritos con Hitler, una vez que el ejército de éste fuera derrotado. Aquí, aunque por razón de la implantación del euro el “Francisco Franco Caudillo de España por la gracia de Dios” haya desaparecido de las monedas de curso legal, los pactos del Vaticano con Franco gozan de buena salud y las condenas y peticiones de perdón no tienen sitio, por supuesto.

Aquí la razón de las armas sigue apuntando en dirección opuesta, para desgracia de la mayoría.

Juanle dijo...

A ZER LOKUZIOA ,TXO!!!!

Anónimo dijo...

La visita del papa ha terminado. Tengo la impresión de que se me ha quitado un peso de encima. Me siento aliviado, porque fue insoportable mientras duró.
El montaje hollywoodiense ha tocado a su fin, y con él el bloqueo del centro de la capital del Estado durante una semana o la agraviante rebaja de servicios públicos a los participantes en esta exhibición de excesos, ostentación y poder.
Muy lejos están, desde luego, de las prédicas de la jerarquía eclesiástica, cuyas contradicciones representan la más terrible de sus equivocaciones: si las enseñanzas de Cristo remiten a eso, no se debe predicar lo contrario, y si son lo contrario, ¿dónde están la humildad y la modestia, bases de la esencia cristiana?
Francamente, me resulta imposible distinguir bienaventuranza entre tanto artificio.

Anónimo dijo...

La visita del Papa no ha sido sino una inspección in situ de un líder que trata continuamente de afianzar su poder. La visita no va a alterar el devenir de los acontecimientos, aunque habrá servido para fortalecer la posición de Rajoy ante la próxima cita electoral. Ese detalle nos será incluido en próximas facturas.

La visita del Papa no es mas que un recordatorio de nuestra situación entre el islam y occidente. Presumimos de occidentales, pero nuestro modelo político no es ni lo uno ni lo otro. Cuando los que se hacen cargo del gobierno son unos, nos pareceremos mas a uno de los mundos y cuando les toca a los otros, al otro.

El tema está de actualidad a lo largo y ancho del mundo y las cosas cambian. Nos queda el consuelo de que son muchos los que están peor que nosotros, pero quizás deberíamos intentar algo más. Por ellos y por nosotros.

Anónimo dijo...

La visita papal ha tenido una extraordinaria difusión mediática.
Aunque se supone que el sujeto principal de sus alocuciones ha sido la juventud fiel, hemos tenido conocimiento de mensajes para la sociedad entera. Entre otras cosas, nos ha reconvenido a todos respecto del pernicioso relativismo que practicamos y de lo poco que vamos a misa.

Hay que suponer que los temas abordados y su tratamiento han estado condicionados por las características de los distintos interlocutores ante los que los que el Papa ha expuesto sus planteamientos. Que no habrá manifestado las mismas prioridades cuando se dirigía a los círculos de sus fieles como cuando ha departido con las altas autoridades del Estado. Y ahí es donde podría haber exigido medidas para prevenir las graves desviaciones denunciadas.

Claro que conocida la proverbial diplomacia (relativismo) del Vaticano, hay que suponer que en esas esferas solo se habla de negocios. Al fin y al cabo; ¿No es relativismo lo que practica con el franquismo?

Anónimo dijo...

Nuestros gobernantes en Madrid se ve que se levantaron un día y decidieron que si es algo que le influye al pueblo no se necesita un referéndum para la reforma de la constitución. Recuerdo yo cuando era joven (no quiero risas) que se hablo de una reforma necesaria para que una infanta pudiese heredar el trono que un dictador le dio a su abuelo, luego nació otra infanta y parece que se han cansado pues hace unos años no nacen borbones, ese tema es tan importante que nos gastaremos millones en un referéndum del que todo el mundo conoce el resultado, el importante, el que realmente hay que hacer, es si queremos borbones o no, que sean hombres o mujeres es el menor de los problemas.

Volviendo a la reforma que plantean actualmente, opino que fijar los principios de estabilidad presupuestaria y control de endeudamiento por la constitución garantiza únicamente que las instituciones publicas no podran endeudarse en un límite que se fije, lo cual no tiene porque redundar en un mejor control del dinero público, solamente fijara lo que te puedes endeudar, no en que ni como lo debes gastar.

Eso es como el articulo ese que dice que todo español tiene derecho a una vivienda y a un trabajo digno.

Es digno de mención la velocidad y la facilidad con que los grandes partidos de este país se ponen de acuerdo para eliminar lo público.
Como se ve en este país de pandereta, es mas importante la monarquía que los asuntos sociales, la educación, la sanidad y todo lo público en si.

Pero no pasa nada, el día 21 de noviembre volveré a comprobar cuan idiotas somos y cuanto nos gusta tener que llevar vaselina, el día 20 cambiaremos de perro y le pondremos el mismo collar, luego nos quejaremos.

Anónimo dijo...

Porrazos a indignados con simbología equivocada se dan en las mejores familias, pero transiciones como la gestionada por nuestro Movimiento Nacional va a ser cada vez mas difícil que se repitan.

Estos días estamos viviendo en directo, en la medida que quieren, el modelo de transición que personalizan los indignados libios. Todo es civil. No vemos unidades acorazadas ni militares por ninguna parte.
Sabemos de sobra que no es toda la realidad lo que nos muestran. Que son los americanos, que no tienen bases en Libia, los que inclinan la balanza. No es nuevo, ya nos ocurrió en Cuba hace mas de 100 años, pero aquí, como en el caso de la Iglesia, con el peligro comunista primero y con los pactos en todo tiempo, está resultando mucho mas difícil.

De todas formas, deberíamos tener claro que son esas generaciones de oportunistas las que nos imponen un modelo que en ninguna parte quieren. Porque están convencidos de que el precio no lo pagarán ellos.

Anónimo dijo...

Si hasta ahora las cosas han ido mal para muchos, que son los están recibiendo por protestar, la que se avecina no presenta mejor aspecto.
Los que han batido todos los records europeos de parados y de directores de algo se van y los que les van a suceder colaboran gustosos con ellos en el remate de la faena.
Sea lo que sea lo que se les ocurra, será conveniente para esos privilegiados que tienen “sentido de estado” y rematadamente malo para el rebaño, que bastante tiene con los problemas propios.
Son ya demasiados años para no saberse la lección. Algún día aprenderemos nosotros también.

Anónimo dijo...

A propósito de monarquías, constituciones y demás, no estaría mal recordar que han sido los militares y no los políticos los que han tomado la iniciativa en instauraciones, reinstauraciones, constituciones, etc., a lo largo de nuestra historia. Los políticos han seguido la corriente y el pueblo ha soportado a todos ellos.

Respecto de la Constitución, ésta no es mas que una ley al fin y al cabo y como dijo aquel; “Haced vosotros las leyes como queráis y dejadme a mí hacer los reglamentos”.
La actual ya se sabe lo que puede dar de sí. Después de treintaitantos años de vigencia está sobradamente interpretada y solo espera una fuerte mano que la cambie.

¿O le tocará ya al pueblo?

Anónimo dijo...

Los Borbones, en Versalles, oían los ecos de las calles de París y consideraban que los perroflautas de aquella época necesitaban una lección del ejército francés. Para la clase dominante, era un problema de orden y de autoridad. No percibieron que la aristocracia no sobreviviría al hambre y la pobreza de una Francia esquilmada por su clase dirigente.

Anónimo dijo...

Cuando la revolución francesa los Borbones llevaban 70 años reinando en España. La aristocracia española se afrancesó y el hambre y la pobreza eran similares en ambas naciones.
200 años después la aristocracia española ha cambiado poco y nos parecemos mas al Reino de Marruecos, puesto que el salario mínimo de los franceses, por poner un ejemplo, es doble que el nuestro y la tasa de paro la mitad.
Ambas sociedades se dicen democráticas, pero hay muchas otras diferencias a favor de los franceses, que el paso de los años no hace mas que aumentar y que denuncian un problema de fondo.
¿Necesitamos una revolución?