sábado, 28 de marzo de 2015

Ánades reales alimentándose en La Balsa

Las lluvias constantes de esta temporada, además de aburrirnos, entristecernos el ánimo y hacernos desear el solecito de la primavera, han inundado amplias zonas de La Balsa y nos han permitido ver como la naturaleza continua su labor de regeneración a poco que la dejemos. En las fotos podéis ver algunos ánades  reales alimentandose (comen semillas, tuberculos, insectos y otros invertebrados), y descansando en las improvisadas y efímeras lagunas que se han conformado estos días. Un lujo.