lunes, 14 de junio de 2010

Ostegunetan zinemara.

Ultima de la temporada: "Gran Torino"


Como todos los meses, en el Salón Gorbea de Ortuella nos juntamos los terceros jueves de mes para ver juntos una película y tener después la oportunidad de comentarla y charlar un rato sobre lo que la película nos insinúa. No importa lo que sepas de cine, ni tu sexo, orientación política... ni lógicamente tu edad. Aquí nos vemos gente de lo más variopinta, lo que nos une son las ganas de ver películas y si viene a cuento hablar o pensar un rato sobre ellas. Disfrutalas.

JUEVES 17 de Junio, A LAS 19 HORAS
Ekainaren 17an, OSTEGUNEAN – 7etan.


A pesar de tener conveniada esta actividad con el Ayuntamiento de Ortuella , esta asociacion no ha recibido las cantidades correspondientes al 2010, que debían entregársenos al inicio de cada año para que podamos programar y organizar las 10 sesiones que hacemos. Por tanto esta temporada que acaba se ha realizado sin que el Ayuntamiento haya cumplido con su parte del trato.

12 comentarios:

Plural / Anitzak dijo...

“Gran Torino.” Clint Eastwood.
Sinopsis: Walt Kowalski , un trabajador del automóvil jubilado, ocupa su tiempo con reparaciones domésticas, cerveza y visitas mensuales al peluquero. Aunque el último deseo de su difunta esposa fue que se confesara, para Walt, un resentido veterano de la Guerra de Corea que mantiene su rifle M-1 limpio y listo, no hay nada que confesar. Aquellos a los que solía considerar sus vecinos se han trasladado o han fallecido y han sido sustituidos por inmigrantes del sudeste asiático, que él desprecia. Ofendido por prácticamente todo lo que ve: los aleros caídos, el césped descuidado y los rostros extraños que le rodean; las pandillas sin propósito de adolescentes hmong, latinos y afroamericanos que creen que el barrio les pertenece; los extraños inmaduros en que se han convertido sus hijos; Walt sólo espera a que llegue su última hora. Hasta la noche en que alguien intenta robar su Gran Torino del 72. Tan reluciente como estaba el día en que el propio Walt ayudó a sacarlo de la cadena de montaje hace décadas, el Gran Torino hace que su tímido vecino adolescente, Thao , entre en su vida cuando los pandilleros hmong presionan al chico para que intente robarlo. Pero Walt lo impide, convirtiéndose en el reacio héroe del barrio, especialmente para la madre y la hermana mayor de Thao, Sue, quien insiste en que Thao trabaje para Walt para enmendar su conducta.

Ficha tecnica
Dirección:Clint Eastwood.
Año: 2008.
Duración: 116 min..
Interpretación: Clint Eastwood (Walt Kowalski), Christopher Carley (padre Janovich), Bee Vang (Thao), Ahney Her (Sue), Brian Haley (Mitch), Geraldine Hughes (Karen), Dreama Walker (Ashley), Brian Howe (Steve), John Carroll Lynch (Martin), William Hill (Tim Kennedy), Brooke Chia Thao (Vu).
Guión: Nick Schenk; basado en un argumento de David Johannson y Nick Schenk.
Producción: Clint Eastwood, Robert Lorenz y Bill Gerber.
Música: Kyle Eastwood y Michael Stevens.
Fotografía: Tom Stern.
Montaje: Joel Cox y Gary D. Roach.
Diseño de producción: James J. Murakami.
Vestuario: Deborah Hopper.
Estreno en USA: 9 Enero 2009.

ferlordy dijo...

Esto es algo que se deberia hacer dos jueves al mes.Enhorabuena por el esfuerzo.

Iñaki dijo...

Fernando a nosotros también nos gustaría ampliar la actividad a la frecuencia quincenal que tú dices o incluso semanal. Material te aseguro que no nos falta. Pero cada película nos cuesta ( costo de la película-publicidad- y sobre todo derechos de exhibición) unos 250 euros, pero creemos que harían falta por un lado más de las 40-60 personas que nos juntamos para ver la película (número por cierto nada despreciable para un pueblo pequeño) que animaran al Ayuntamiento a ver que es algo que la gente apreciamos y por otra un respaldo económico que hoy por hoy no tenemos (se admiten sponsors).
Tomamos pues nota y nos alegra que personas como tu nos ayudéis en el empeño.

Anónimo dijo...

Pues a mi lo que me gustaria es un Walt Kowalski en Ortuella, que le pusiese las pilas a todos los niñatos que van haciendo el idiota con el coche a todas horas y todos los dias.

Ferlordy dijo...

Pues desde luego el ayuntamiento debería darse por enterado que lo que hace falta en el pueblo ,son mas actividades lúdicas.Cuanto mas pasa el tiempo ,mas pienso que en el Ortulla de mi infancia,había mas mejor.
Un saludo.250€...Que barvaridad

Iñaki dijo...

Si, que barbaridad, a nosotros tambien nos lo parece, pero es el peaje que tenemos que pagar para que la actividad sea legal.Los costes gordos son los dichosos derechos de exhibicion que aquí tiene tanto intermediario en su cobro que se ponen a ese precio. Cuando la organizabamos a nuestro aire toda la temporada nos salia por poco más de unos 1000 euros.Fijate la diferencia.

Antonio dijo...

Anda ,pues resulta que el famoso convenio que se anunció como "histórico" resulta que da los mismos problemas en la practica que el sistema anterior, primero se adelanta el dinero para hacer la actividad y luego con calma las instituciones te abonan el costo. Luego el problema a lo mejor no es el sistema que se elija sino el poder hacer que el sistema elegido funcione.

Anónimo dijo...

Al fin y al cabo siempre han sido así las cosas,las personas son las que hacemos que los sistemas funcionen o se pudran de asco.

Ana Mª dijo...

Gran Torino = Gran pelicula. Gracias por todo.

Pili dijo...

Ya le vale al Ayuntamiento teneros así. Parece que en Ortuella tragamos con todo. Animo!

aitorgle dijo...

Reproduzco a continuación el artículo que Juan Bas publicó el pasado miércoles en El Correo:

Con su excelente película 'Gran Torino', Clint Eastwood se despidió como actor -no como director, por fortuna- del cine. Para hacerlo, escogió un guión y un personaje muy especiales, creo que con reflexión y consciencia del mensaje de enaltecimiento de la civilización y de los mecanismos necesarios para preservarla que pretendía transmitir con los mismos. Quien no haya visto todavía la película deje de leer esta columna y como bastante mejor opción véala, pues voy a destripar el desenlace. Eastwood, aquejado de una enfermedad sin esperanza, va a enfrentarse con los malos para vengar a los buenos. Me esperaba una de esas escenas épicas en la que Eastwood muere matando en desigual combate. Pues no. Me quedé con la boca abierta. Finge ir armado, provoca a los malos y se deja matar por ellos. De este modo, se asegura que serán juzgados por asesinos y cumplirán la pena a la que se les sentencie. Una manera trágica de dejar las cosas en manos de la justicia legal en vez de tomarse la justicia por su mano. El problema, ya más allá de la película, es si en ese Estado existía pena de muerte y se aplicaba, con lo cual sólo habría conseguido postergar la ejecución y cambiar de verdugo.
Una vez más, todo el sórdido horror de la pena de muerte ha quedado de manifiesto con la ejecución por voluntario fusilamiento -tanto el medio escogido por el condenado como voluntarios los verdugos- de un reo en Utah. Y como sucede a menudo, después de muchos años de la comisión del crimen, cuando quizá el asesinado legalmente se había convertido por el transcurso del tiempo y la serenidad de la madurez en una persona muy distinta de la que asesinó ilegalmente. Una venganza del Estado aplazada para incrementar la tortura, el suspense de la muerte.
Todavía se alzan, incluso en España, voces públicas y privadas que quieren la reinstauración de la pena de muerte para algunos delitos de terrorismo o asesinatos de niños y demás crímenes de horror extremo. Es decir, contestar al horror del bárbaro con el horror ejercido por el Estado, el atribuido garante de la civilización y la justicia. No puede ser. En ningún caso. Sin excepciones. Un Estado de Derecho jamás será de verdad tal, ni civilizado, si ejecuta la pena de muerte. El Estado no tiene derecho a matar, no debe incurrir en la nivelación por abajo.
Quien pide a su sociedad que se derrame sangre se acerca peligrosamente al sujeto particular que la derramó. Y si a alguien le queda alguna duda al respecto, le recomiendo que vea otra película, una obra maestra del documental que se titula 'Queridísimos verdugos' -1977-, de Basilio Martín Patino -que ya cité en algún viejo artículo sobre este mismo espantoso tema-. En él, Patino se limita en esencia a dejar hablar a los tres últimos verdugos españoles, quienes cuentan divertidos sus anécdotas de trabajo mientras se cuecen durante una jamada. No hace falta más.

Iñaki dijo...

Majo de verdad el articulo. Gracias por compartirlo con todos Aitor.