lunes, 12 de abril de 2010

Los jueves, al cine.

Un jueves más, como todos los meses, en el Salón Gorbea de Ortuella nos juntamos para ver juntos una película y tener después la oportunidad de comentarla y charlar un rato sobre lo que la película nos insinúa en un ambiente cercano y de encuentro.

JUEVES 15 de Abril, A LAS 19 HORAS
Apirilaren 15ean, OSTEGUNEAN – 7etan.


Pero a partir de este mes quisieramos proponeros dos novedades:

- Si has visto la película y ese dia no puedes asistir, o eres de otro lugar, o no tienes tiempo, o simplemente no te da la gana venir y quieres "participar" en el debate, puedes hacerlo de forma interactiva. Puedes dejar en el espacio de comentarios tu opinión sobre el filme y las preguntas o cuestiones que te suscita. Estas serán posteriormente leídas en la charla surgida después del visionado de la película. Tu opinión nos importa.
-A partir de ahora quisieramos tambien dar ocasion a que podais hacer propuestas para la programacion del futuro, que no tiene por que ser solo cine de autor. Cada mes pues en el anuncio de pelicula que veas en el blog puedes ponernos comentarios sobre qué pelicula quisieras ver.Sin complejos.No importa lo que sepas de cine, ni tu sexo, ni tu edad, ni tu ideologia, lo que nos une en este caso son las ganas de ver películas y pensar sobre ellas.

3 comentarios:

Plural / Anitzak dijo...

Resumen: Daigo Kobayashi es un violonchelista que se queda sin trabajo debido a que el patrocinador de la orquesta en la que toca ha decidido no invertir más dinero en ella, puesto que son muy pocas las personas que acuden a estos recitales. Es entonces cuando le propone a su esposa que se vayan a vivir a la pequeña ciudad en la que él nació, ya que allí se encuentra la casa que ha heredado de su fallecida madre. Su mujer, que se dedica a diseñar páginas de Internet, acepta los deseos de su marido y se muestra encantada de vivir en un lugar que nada tiene que ver con el bullicio de Tokio. Por supuesto, Daigo ha de buscar un empleo, y encuentra uno como ayudante de un hombre que realiza un ritual que consiste en preparar los cadáveres antes de introducirlos en el ataúd. El problema está en que poca gente ve con buenos ojos un oficio que él tan sólo ha aceptado por lo bien pagado que está, puesto que sus primeras experiencias al observar cómo se visten o maquillan a los muertos no es que sean precisamente muy agradables.

“Despedidas” es una película conmovedora, un reflejo del dolor de unos familiares que pierden a sus seres queridos. El director, Yôjirô Takita, transmite las emociones de estos personajes al espectador sin caer en ningún momento en el sentimentalismo barato, de ahí que para ello utilice una puesta en escena sobria y deje que sea el elenco el que lleve el peso del relato (cabe destacar la labor de Masahiro Motoki y la de la joven Ryoko Hirosue, si bien la interpretación que en verdad sobresale es la del veterano Tsutomu Yamazaki, un habitual del cine del gran Akira Kurosawa). Además, tanto el realizador como el guionista consiguen que nos creamos cómo se van desarrollando las distintas relaciones de la historia, desde la del protagonista con su esposa, que atraviesa no pocos vaivenes, hasta la de aquél con su jefe o la secretaria (así, poco a poco van descubriéndose los secretos y las inquietudes de cada uno de ellos).

Dirección: Yôjirô Takita.
País: Japón.
Año: 2008.
Duración: 131 min.
Interpretación: Masahiro Motoki (Daigo Kobayashi), Ryoko Hirosue (Mika Kobayashi), Tsutomu Yamazaki (Shouei Sasaki), Tetta Sugimoto, Kimiko Yo (Yuriko), Takashi Sasano (Shokichi), Kazuko Yoshiyuki (Tsuyako).
Guión: Kundo Koyama.
Producción: Toshiaki Nakazawa y Toshihisa Watai.
Música: Joe Hisaishi.
Fotografía: Takeshi Hamada.
Montaje: Akimasa Kawashima.
Estreno en Japón: 13 Septiembre 2008.

Esmeralda dijo...

Para mi fue una película sencillamente maravillosa. Es un canto a la vida, a la belleza de la vida, a la bondad y al perdón, al amor, a la música, desde la contemplación de la muerte. Además, tiene un guión muy sutil, nada pretencioso, cuyo ritmo narrativo nos recuerda que la esencia del cine es reencontrarnos con nuestros sentimientos, nuestras emociones, nuestras miserias y nuestras grandezas como seres humanos. Muy recomendable

Carla dijo...

Olá amigos do Ortuella: Estamos bem e quero continuar a trabalhar a sério por seu povo. Até outro dia.